Sin derecho a comentar


 

Propongo que se elimine, en cuanto antes, el derecho a comentar en los medios. No me refiero tanto a las redes sociales, sino sobre todo a los periódicos digitales principales en nuestra isla. Esa falacia del ciudadano periodista nos está consumiendo a todos y está produciendo una llaga profunda en la moral de este país. Otorgar semejante poder a las audiencias es un error enorme de nuestra era digital que continúa agravando más la desvaneciente o nula empatía que existe en nuestro entorno.

Esta madrugada salieron de sus hogares seis ciclistas. Querían aprovechar el día feriado para sacar sus bicicletas y recorrer el área de Loíza. A las 7am y sin alerta alguna, una conductora que arrojó .1888% en la prueba de alcoholemia y que transitaba en la misma dirección que los chicos, perdió control de su auto, impactando primero un poste de luz y más tarde, al grupo de ciclistas. Uno murió en el acto, otros cuatro resultaron gravemente heridos. Varias familias se encuentran ante el enorme dolor de lidiar con pérdidas y tragedias injustificadas como estas.

Como si fuera poco, la mujer llevaba más de diez años conduciendo con una licencia vencida. Tampoco mostró pena alguna por sus actos y en el momento de su detención, con el rostro demacrado como resultado de su embriaguez, insistió que la culpa era de los ciclistas, pues “estaban en el medio”.

La historia se pone peor, pues al leer los comentarios en la red desde los principales diarios del país, no solo siento una enorme pena por las víctimas, sino que me arropa un asco profundo. En mis aulas de periodismo, intento hacer hincapié en la ética de este oficio. Repito a mis alumnos que nuestro deber es minimizar el daño. Que no existe tal cosa como el periodismo ciudadano, puesto que para ser periodista, tienes que haber recibido una formación, debes conocer los cánones éticos, regirte por unas normas de conducta y poseer ciertas habilidades que está claro, no todo el mundo tiene.

Una persona que no posee estas cualidades y habilidades, pero se encuentra en el lugar de los hechos en el momento oportuno y aprovecha para subir un video o enviar al Caza Noticias alguna imagen- es un ciudadano haciendo comunicación pública, no un periodista. Apoyo y respeto enormemente el derecho a la libertad de expresión, pero considero que el periódico debe reservarse para los periodistas, para de esta manera, conservar su seriedad y ser apoyado en fundamentos éticos, empáticos y de responsabilidad social.

Cuando ocurre una desgracia como la que aconteció esta mañana y entro a los medios para leer sobre ello, me encuentro ante un mar de comentarios sin sentido, perturbantemente ignorantes, insensatos y sobre todo, preocupantes. “Los ciclistas siempre están en el medio”, escribía una. “Si no pagan marbete no deberían transitar en las calles”, escribía otro. Y luego, casi como por obra masoquista, continué leyendo entre los 436 comentarios que aparecieron todos junto a la noticia…

“Las bicicletas deber ser proibidas y PUNTO…si no es legal correr fourtracks en vias publicas porque supuestamente no pagan malvete creo que deberia ser igual para los cyclistas. yo choque mi carro hacen 3 semanas por culpa de 4 despues ellos salen como si nada y uno jodio”

“irresponsables ciclistas de mierda”

“yo lo que no entiendo  es como diablos los ciclistas sabiendo como esta el conductor negligente que hacen orillas y pendientes a los celulares se empenan en correr bicicleta a to cojon”

Y así por el estilo. Además de lo mal escrito que están estos comentarios, deberían prohibirse porque cumplen con el único propósito de fomentar el odio y la ignorancia. Por amor a Dios, ¿cómo es posible que se permita esto? La falta de ética por parte de los medios ni me preocupa tanto ya, ni la foto que publicó el periódico del hermano del difunto ciclista llorando (que evidentemente maximiza el daño a la familia de las víctimas). Los medios son negocios que tienen que vender para sobrevivir- lo sabemos todos. Ahora, lo que sí me preocupa enormemente es que se le conceda el derecho a comentar a tantas y tantas personas, que se convierta este derecho, en un relajo. También en un momento para ridiculizar, dar alas a la atrevidísima ignorancia de muchos y a hundir más aún a nuestro país en tragedia. Y encima de todo, parece que sea aplaudido tanto por la sociedad, como por los diarios.

Si por mi fuera, como dije al inicio, eliminaría el derecho a comentar por completo, porque desafortunadamente, se paga justo por pecadores. En mi casa me enseñaron que si no tengo nada bueno que decir, que me quede mejor calladita. Esta moraleja aparentemente careció en los hogares de estos comentaristas. Te invito a que reflexiones un segundo antes de publicar dos o tres líneas que solo afectan tu imagen y la de tu país, además de poner en evidencia el tamaño de tu cerebro. Si lo que vas a comentar es igual o más dañino que el contenido que aparece a diario en los medios, y encima aprovechas este espacio para reflejar tu falta de conocimiento y odio- pues en una sociedad civil y prudente, habrías perdido hace rato el derecho a comentar en su totalidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s