Un polaco en China


 

Tomasz Solak en Chongqing.

“A veces hago las cosas o las pienso con mente europea, pero también intento imitar a los chinos para aprender de ellos. Quiero alejarme de la mentalidad eurocentrista. En Roma como los romanos, ¿verdad?”, dice Tomasz Solak, un polaco treintiañero oriundo de la ciudad de Opole, quien lleva en China trabajando como educador desde hace dos años.

Conocí a Tomasz en una aula de la Wyzsza Szkoła Filologiczna we Wrocławiu (WSF), una universidad privada especializada en el estudio de lenguas y ubicada en la ciudad polaca de Breslavia. Yo daba clases de español en dicha institución, mientras él cursaba su máster en Filología Hispánica. Era uno de dos varones entre quince mujeres estudiantes. Sus canas y espejuelos siempre le otorgaron un look serio, profesional, e incluso intelectual. Recuerdo poco sobre su participación o desempeño en clase, pero no dudo de que fuera muy valioso.

De ese capítulo han pasado ya casi tres años y no supe más de Tomasz hasta que por casualidad un día mientras planificaba un viaje a China para el verano de 2016,  vi que había comentado en la página de Facebook de una amiga en común y que en su nombre aparecían caractéres chinos. Segundos después entré a ver su perfil y pude leer que en su ciudad actual ponía Chongqing, una importante urbe china donde se encuentran los ríos Yangtze y Jialing. No tardaríamos mucho en ponernos en contacto nuevamente y coordinar una parada en mi agenda de viaje, para incluir una visita a mi exalumno, hoy día amigo, en su nuevo hogar adoptivo.

Chongqing, China.
Como muchos polacos que terminan sus estudios y buscan obtener nuevas y enriquecedoras experiencias de vida, Tomasz se interesó por emigrar de Polonia. Por estar especializado en lenguas (de momento domina cuatro a la perfección: polaco, inglés, español, francés; y se defiende en tres más: portugués, italiano y mandarín)- sabía que quería encontrar trabajo en este campo. Tras una ardua búsqueda internacional y algunas entrevistas por Skype, le hicieron una atractiva oferta de trabajo en la Chongqing Dear Child Kindergarten of Oxford International Culture & Education Group- una escuela que sigue un modelo innovador y vanguardista de educación forestal y del medioambiente.

Niños en la Chongqing Dear Child Kindergarten.
En CQ Dear Child Kindergarten estudian alrededor de 300 niños chinos de 2 a 6 años de edad, desde que se fundó el proyecto por Li Shasha, Zhou Ru y He Chéngjian hace seis años. Los tres fundadores se juntaron para crear un modelo educativo que promueve la independencia, la auto-suficiencia y la immersión directa de los niños con el entorno natural. Digamos que esta no es cualquier escuela. Aquí los niños recogen y limpian sus platos tras comer, leen desde una muy temprana edad, estudian varios idiomas, tocan piano y otros instrumentos y hacen excursiones naturales por todo el país sin la presencia de sus padres.

Excursión al desierto Tengger.
Por una parte puede sentirse la influencia del Confucionismo en este modelo de educación y el énfasis en el respeto, la disciplina, el orden y la perseverancia. Por otra, sin embargo, se fomenta la independencia, las relaciones interpersonales, la equidad y el compañerismo.

“Estos niños tienen la posibilidad de conocer otros mundos fuera de la ciudad, pasar unos días alejados de sus padres. De este modo se desarrolla la cooperación entre los chicos; se ayudan mutuamente. Aprenden -tal vez no conscientemente- sobre importantes enseñanzas de vida”, expresa Tomasz.

Niños se apoyan entre sí haciendo senderismo.
Tomek (apodo en polaco de Tomasz) nos cuenta que una de las más recientes excursiones en las que él pudo asistir fue al desierto Tengger, ubicado en la región de Mongolia interior, cerca de la frontera de este país con China. 38 niños de entre cuatro y cinco años, junto a 15 maestros, asistieron al viaje que incluyó: un vuelo de una hora, pernoctar una noche en Changliushui (una aldea a medio camino), un viaje en caravana descapotable, senderismo por las dunas, acampar una noche en el medio del desierto y luego a la vuelta, dormir una noche en un hotel.

“El objetivo principal de la excursión era celebrar la graduación de los niños y caminar desde el pueblito donde pernoctamos hasta la región autónoma de  Hui de Ningxia en Mongolia interior, un trayecto de ocho kilómetros a través del desierto”, dice Tomek. “Yo estaba muy sorprendido de que los niños quisieran hacer el senderismo. Estaban cansados, pero seguían caminando- fue impresionante.”

Es la primera vez que se realiza esta excursión al desierto.
Impresionante es poco. Los pequeños de esta escuela son niños que están siendo educados por un modelo radical, que no siempre va aliñado al estándar tradicional de la educación en China. A pesar de haber enfrentado tensiones y altercados con el gobierno y algunos padres, el principal He no desiste de su misión. Es un hombre cuarentón, de mente abierta, un viajero imperdernido e interesado por otras culturas, sobre todo la tibetana. Cada año viaja a este país desde Chongqing a bordo de su Jeep- un trayecto que le toma cinco días, y luego suele quedarse un mes completo visitando amigos y haciendo deportes extremos como escalar montañas, uno de sus pasatiempos favoritos.

“Cuando voy a Tibet tengo sentimientos encontrados. Por una parte veo que el gobierno chino ha hecho mucho en la región, sobre todo en términos económicos, en cuanto a infraestructura y desarrollo- y con eso me siento bien. Por otra parte, estoy consciente de que los comunistas chinos intentan imponer su cultura, que a los tibetanos se les margina y discrimina, y con eso me siento muy mal”, expresa el señor He.

En los dos años que lleva Tomek en Chongqing, ha aprendido más que con cualquier libro de historia. Sobre Tibet, sobre China, sobre historia, cultura, filosofía… Ahora se interesa también por conocer el budismo y por mejorar su mandarín y sus destrezas tocando piano. Insiste en que también ha aprendido a educar. No solo a dar clases de lenguas y a enseñar, sino a educar. A pesar de sentirse aún como uno de afuera, admite que de este modo, a través de los niños, logra acercarse más a China y a su cultura.

Tomasz actualmente imparte clases de inglés y español a los niños.

Recientemente Tomasz alcanzó otra meta profesional. Además de ser un carismático educador, ha mostrado ser un efectivo enlace entre China y Europa. En pocos meses su escuela recibirá a cinco alumnos polacos que cursan estudios conducentes al grado de Filología Inglesa, como maestros practicantes, marcando de esta manera el primer convenio entre Chongqing Dear Child Kindergarten y la Escuela Superior de Filología de Breslavia (WSF por sus siglas en polaco). Estos alumnos viajarán a China, donde permanecerán durante tres semanas, convivirán con una familia local y tendrán la experiencia de asistir a otros maestros en sus tareas pedagógicas- todo mientras obtienen créditos académicos y cumplen con los requisitos de su bachillerato.

De momento Tomek no tiene ningún deseo de regresar a vivir a Polonia. En China se le han abierto todas las puertas y reconoce que su realidad sería muy diferente si fuera a regresar. Está contento con su trabajo, quiere continuar creando alianzas y convenios con el extranjero y en un futuro cercano también formalizar sus estudios en lengua y cultura china. Aunque extraña a su familia, sus amigos en Opole y el desayuno polaco, se siente contento en este país.

“China no es para todos, de eso no hay duda. Es imprescindible venir con mente abierta. Hay algunas cosas que pueden parecernos repugnantes. No soy chino, soy polaco- pero lo acepto e intento tolerarlo”, dice con una sonrisa entre dientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s