Repensar Puerto Rico

el

“Mi tarea de largos años ha sido pensar a Puerto Rico como problema e intento de solución”- Luis Muñoz Marín.

IMG_7369
Marisara Pont da la bienvenida al conversatorio Repensando Puerto Rico con los invitados: Dr. Efrén Rivera Ramos (Escuela de Derecho UPR), Dra. Luce López Baralt (Profesora UPR), Ana Teresa Toro (periodista), Juan Zaragoza (CPA) y Hon. Juan Torruella (Juez de Apelaciones).

Con el objetivo de celebrar el aniversario 120 del natalicio de Luis Muñoz Marín- primer gobernador electo por puertorriqueños- sobre 500 personas se congregaron en el día de ayer en la Fundación que lleva su nombre para ser oyentes de un conversatorio titulado: Repensando Puerto Rico. Cuatro personas fueron invitadas para participar de este panel moderado por la periodista Ana Teresa Toro: Dra. Luce López Baralt (profesora distinguida de la UPR), Dr. Efrén Rivera Ramos (catedrático de la Escuela de Derecho UPR), Juan Torruella del Valle (Honorable juez) y Juan Zaragoza (ex secretario de Hacienda de PR).

Pareciera ser que aquellas paredes de la Fundación Luis Muñoz Marín estuvieran dedicadas desde 1980, fecha en que abrió sus puertas, a establecer el diálogo como herramienta para analizar las problemáticas que más aquejan nuestra isla. En esta ocasión el objetivo era, desde una perspectiva interdisciplinaria, integrar voces en el debate político para repensar la isla tras el paso de los huracanes Irma y María. En 1957, Muñoz Marín expresó claramente su interés y vocación de crear espacios de reformulación y propuestas de solución a las inquietudes políticas, económicas, sociales y culturales que más aquejaban la isla.

A pesar de partir de perspectivas y disciplinas muy variadas entre sí, los ponentes parecían todos estar de acuerdo con la necesidad de atacar el estatus colonial de la isla y transformar el modelo educativo en Puerto Rico, pues representan dos obstáculos enormes que entorpecen el progreso para el país y sus ciudadanos. “Nos educan para ser dos cosas a la vez”, expresó Luce López Baralt. “Eso nos aturde como país y va en contra de la teoría aristoteliana (…) No es lo mismo ser en inglés, que ser en español”.

El juez Torruella enfatizó en la desigualdad que vivimos como ciudadanos americanos de segunda clase, víctimas de discriminación, sobre todo de parte del primer mandatario norteamericano, cuya visita pos-María en la que lanzó papel toalla al público, solo agudizó dicha brecha. “Nuestra causa es justa”, expresó antes de hacer un llamado a la fiscalización de la deuda pública y a estudiar la historia para evitar que se repitan los mismos errores.

¿Fracasamos como país? Dicha interrogante dio paso a la intervención del CPA, Juan Zaragoza, quien optó por buscar la definición del término en el diccionario. El fracaso se trata de una reacción adversa a un resultado que se pensó iba a salir bien. Según la opinión del CPA, si evaluamos esa definición, la respuesta clara sería: no, no hemos fracasado. A pesar de que ahora nos sorprende el nuevo Puerto Rico tras el paso de los ciclones, toda la devastación subsiguiente que provocaron y además, el complicado estatus político y la situación fiscal- no debe sorprender a nadie que este sea el efecto de décadas largas de un mal(ísimo) gobierno.

Desde hace mucho tiempo se ha demonizado al espacio público como consecuencia de una tradición de corrupción y el bipartidismo que reina en Puerto Rico. “¿Cómo creerle a un gobierno como el nuestro?… (sus) humillaciones continuas nos laceran a todos”, añadió la profesora López Baralt. Esto sumado a la falta de líderes auténticos, la ausencia de una lucha colectiva, una crisis de confianza, el colapso moral y la náusea existencial han provocado un país que no cree ni en sus gobernantes, ni en la luz eléctrica (literalmente).

Urge re examinar la relación con Estados Unidos y con el resto del mundo y hacer hincapié en la solución a nuestra condición de subordinación política que ubica nuestra economía como un enclave dependiente y promueve la desigualdad y la pobreza entre nuestros ciudadanos. “El país que construiremos no puede ser igual al que teníamos“, añadió Rivera Ramos.

La encrucijada histórica a la que se enfrenta Puerto Rico, combinado con un gobierno corrupto y en bancarrota, una sociedad que cada vez aumenta su número de exiliados, la transformación de valores, la carencia de servicios básicos e igualitarios para todos, entre muchos otros factores, han provocado un nuevo Puerto Rico sin precedentes. Pareciera ser que desde el azote de los huracanes Irma y María, el país ahora simplemente ha dejado ver su verdadera esencia. Los árboles que antes tapaban aquello que muchos no han querido enfrentar, ahora lo ha dejado al descubierto. El país se ha tornado ingobernable, un efecto de la apatía colectiva y el descalabro total. Pos-tragedia se sintió a la población enmudecida, pero gracias a espacios de diálogo como estos, parece ser como si ya, poco a poco, nos devolvieran la voz. Que esta iniciativa sea el inicio de muchos otros momentos para repensar a Puerto Rico.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Luis D. Paret dice:

    Gracias por divulgar hechos importantes que de otro modo pasarían desapercibidos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s